Formación tecnológica para jóvenes con discapacidad intelectual

La revolución digital lleva tiempo abriéndose camino entre nosotros, y la situación de la pandemia tan solo ha provocado una aceleración en nuestro ya amplio uso de medios digitales.

Si hace un año manejábamos nuestro Smartphone como una extensión más de nuestro cuerpo y nos adentrábamos en las plataformas de contenido audiovisual, hoy dominamos las video llamadas y los pagos digitales, conocemos retos de Tik Tok y a youtubers de todos los rincones del mundo.

¿Qué pasa con las personas con discapacidad intelectual ante este entorno tan vertiginosamente cambiante?

Las nuevas tecnologías son un medio de inclusión social y laboral para las personas con discapacidad intelectual, una fuente de apoyos que debemos explorar y explotar, con el fin de obtener una mayor autonomía e inclusión, siempre acompañado de un proceso de aprendizaje apropiado para ni quedarnos atrás ni correr riesgos de seguridad.

Desde el proyecto CAMPVS de formación superior para el empleo, tuvimos claro desde el inicio que la tecnología tenía que ser una de las apuestas más claras. Por un lado para mantenernos a la cabeza en cuanto a la innovación de la formación, y por otro para la consecución del desarrollo personal y social de nuestros estudiantes.

Gracias a ello, contamos con una plataforma LMS que nos permitió seguir adelante con las clases durante el confinamiento de manera inmediata, y la pericia adquirida por los jóvenes que participan en el proyecto, hizo posible su conectividad con profesores, tutores y compañeros.

Patricia del Castillo, profesora de TIC de 1º de CAMPVS considera que “gracias a las TIC se pueden realizar actividades mucho más dinámicas y atractivas para los alumnos. Nos encontramos en una sociedad en la que la tecnología se encuentra a la orden del día, y todo centro educativo debe integrar las TIC en sus aulas y en sus actividades para poder ser el elemento social que forma a los jóvenes para enfrentarse a esa sociedad. La sociedad avanza y con ello las aulas deberían hacer lo mismo.”

Las empresas están creando nuevos nichos de empleo basados en esta nueva realidad. La directora de Fundajobs, Elena Rincón, detecta estas oportunidades en el tejido empresarial, “de hecho, queremos lanzar el puesto de validador digital (validador de páginas web). Para que todas sean accesibles, necesitan ser validadas, y quien mejor puede hacer ese trabajo es una persona con discapacidad intelectual”. Considera, además, que los usuarios provenientes del proyecto CAMPVS tienen un muy buen dominio de los medios digitales, en comparación con otros usuarios que no han recibido dicha formación.

Nuestro profesor de TIC de 2º de CAMPVS, Alberto Hernández, recomienda algunas herramientas digitales imprescindibles para no perderse en esta transformación, y sacarle todo el partido:

  • Asana & Google Calendar – Un gestor de tareas muy útil para poder llevar un registro de nuestra actividad diaria, junto a una agenda digitalizada en el que podemos recoger toda la información relevante para los futuros días.
  • Drive – Una nube de almacenamiento personal con gran cantidad de herramientas que ayudan a nuestra gestión con otros y con la actividad laboral.
  • Paquete de Office – Reúne todas las herramientas para el trabajo de ofimática, incluidos Word y Excel. Imprescindibles en nuestro día a día y en la realidad de toda empresa.
  • Linkedin – Red social puntera de cara al ámbito laboral. Mantiene a nuestros jóvenes bien integrados en las bolsas de empleo y los ponen en contacto con las empresas que son capaces de ver la verdadera oportunidad de estos activos.